Search
  • Ceci Jurado

8 Cosas Que Aprendí Sobre la Auto-Gestión de Mi Proyecto


Esto se ha dicho un montón de veces, pero como artistas independientes, nos toca malabarear muchas tareas y roles para mantener nuestros proyectos a flote o para que desarrollen favorablemente. No solo somos cantautores, artistas, o intérpretes, sino también productores, relacionistas públicos, estilistas, contadores, asesores legales, promotores, directores de arte, agentes de booking, diseñadores, y hasta organizadores de eventos. La mayor parte de veces debemos cumplir con todos estos roles porque, empezando con un proyecto nuevo, no contamos con los recursos necesarios para contratar a cada uno de los profesionales que se encarguen de estas áreas. El costo detrás de grabar nuestra música, rodar videoclips, promocionarnos, armar shows, y trabajar en nuestros lanzamientos es bastante alto, y lamentablemente, no podemos cubrirlos solo con las regalías recibidas por streaming.

Una de las primeras cosas que aprendí fue a ver mi proyecto de cantautora como una inversión a largo plazo y no como una fuente inmediata de ingresos. A pesar de que esto significa la búsqueda de otras fuentes de ingresos, a mí me funcionó para quitarle una gran carga de encima a Ceci Juno, la cantautora, a quien no quería atormentar con la presión de generar dinero con música que recién estaba dando a conocer en el mundo. Muy temprano en mi carrera me di cuenta de la importancia de mantener organizadas mis finanzas, y sobretodo, de conocer de qué maneras puedo y debo invertir en mi proyecto (aquí quiero agregar que todxs tenemos una realidad financiera distinta y que mi situación al no tener hijos o familiares bajo mi responsabilidad puede ser diferente a la de otrxs artistas que sí los tienen, pero seguiré hablando desde mi perspectiva, esperando que tomen lo que les sirva).

Como todo en la vida, los gastos dentro del proyecto también son cuestión de prueba y error: hay ciertas cosas en las que se puede decir que perdí mi dinero, mientras hay otras que sí fueron un acierto y me dieron resultados. A continuación, les contaré a manera de "tips" todo lo que he aprendido sobre el aspecto financiero de la auto-gestión de los proyectos musicales independientes.

1. Identifica tus áreas de inversión

Dentro de un proyecto musical existen varios gastos de los cuales no podemos prescindir y que, en el mejor de los casos, nos ayudan a impulsar nuestros lanzamientos cada vez. Aquí es donde debemos calcular cuánto invertimos en grabaciones, producción, videoclips, equipos, diseño, músicos de sesión o en vivo, organizar conciertos, publicidad o pautas en RRSS, promoción, vestuario, entre otros. No todos estos son igual de necesarios para todos los artistas e incluso hay formas de colaborar con otros profesionales para reducir costos o de hacerlo nosotros mismos, por eso es importante identificar los gastos que SÍ son esenciales para tu proyecto y empezar a contemplarlos como "fijos" para saber cuánto debes generar para cubrirlos.


2. Identifica tus fuentes de ingresos

Existen algunas posibles fuentes de ingresos que un artista independiente puede tener (asumiendo que no tiene un trabajo de oficina o con horario laboral tradicional para costear su proyecto) y aquí es donde es necesario evaluar nuestros talentos y habilidades y ponernos creativos. Algunas de las fuentes de ingresos más comunes entre artistas son: tocar shows presenciales u online para tu proyecto u otros, comercializar tu merch, buscar sincronizaciones de tu música para comerciales, TV, o películas, componer música para publicidad u obras por encargo, dar clases o talleres sobre tu área de expertise, ser músico de sesión para grabaciones, crear contenido para plataformas por suscripción (Patreon, Twitch, TikTok, etc.), hacer partituras o tutoriales, producir para otros artistas, buscar colaboraciones con marcas, y aprovechar cualquier otro talento que tengas para ofrecer servicios únicos. No es fácil y requiere de mucha organización y disciplina, pero sí es posible generar dinero como músico freelance.

3. Designa un porcentaje mensual para tu empresa

Al empezar a ver mi proyecto como una inversión a largo plazo, decidí que designaría un porcentaje fijo de mis ingresos, por mínimo que sea, para tomar acciones concretas que avancen de alguna forma su desarrollo, promoción, o exposición. Al ser un porcentaje de mis ingresos como freelance, por supuesto la cantidad exacta varía, por lo que hay meses en donde puedo invertir en un videoclip para mi canción nueva y otros en donde puedo aportar con $20 para una pauta en RRSS. Es importante tratar a tu proyecto como si fuera tu emprendimiento o empresa y también recordar que toda cantidad ayuda, por pequeña que sea.

4. Mantén un presupuesto mensual

Esto va de la mano con la organización de las finanzas personales, pero tal como mencionamos antes, es muy importante que empieces a mantener un presupuesto mensual de tu proyecto, para saber en qué estás gastando eficientemente y en qué áreas no, así como también qué fuentes de ingresos necesitan más atención e impulso. Como artista freelance, es muy probable que tu presupuesto sea distinto todos los meses, pero visualizarlo "en papel" te ayuda a tomar decisiones más informadas para el siguiente mes o lanzamiento.


5. Busca colaboraciones valiosas

Como tú, hay muchos otros artistas que están buscando colaboraciones para reducir costos, desarrollar ciertos aspectos de sus proyectos, o incluso darles un "aire nuevo" con lo que tú puedas aportar. No tengas miedo de buscar y ofrecer colaboraciones; tal vez eres muy bueno componiendo y tu amigo necesita producir canciones para expandir su catálogo, o tal vez tu amiga cantautora necesita un guitarrista de sesión y tú necesitas grabar backing vocals y ella te puede ayudar. Existen muchísimas maneras de colaborar de tal forma que hayan beneficios para ambas partes. Hay personas que no están dispuestas a trabajar por canje y es muy válido, pero hay otras que sí lo están si es que el valor de lo que reciben es igual al de lo que dan. Es cuestión de preguntar.


6. No pagues por atajos

Como artistas independientes estamos siendo bombardeados constantemente por ofertas como "gana 20,000 seguidores en poco tiempo" o "paga $150 por entrar a los mejores playlists de Spotify". Por tentador que suene, recuerda que las cosas que generalmente son muy buenas para ser verdad, lo son. Con el tiempo te vas dando cuenta que de nada sirve inflar tus números si no hay sustancia detrás: 100 seguidores fieles que conocen tu música al revés y al derecho siempre serán más valiosos que 5,000 seguidores que no te conocen y solo están ahí porque ganaron dinero a cambio. En la industria de la música no existen atajos (esta es una carrera de resistencia, no de velocidad) y siempre que te los ofrezcan vendrán con un "catch", o una consecuencia que no valdrá la pena atravesar. El opuesto al atajo es la constancia, y esa sí que te dará resultados.

7. Las RRSS son tus aliadas

Antes, muy probablemente hubieses tenido que pagar por publicidad o ir tocando puertas y pegando flyers para darte a conocer. Hoy, la difusión y visibilidad de tu proyecto está al alcance de tus manos. Gracias a las RRSS podemos darnos a conocer, promocionar nuestros lanzamientos, hacer networking y conocer a otros profesionales de la industria, colaborar con marcas, crear contenido de valor, y más. Nunca subestimes la importancia y el alcance de las RRSS y, nuevamente, no apuntes a solamente crear contenido viral para ser relevante: busca crear contenido que le aporte a tu comunidad y que te distinga de los demás proyectos. Mientras más alineado y pensado sea tu contenido, más oportunidades llegarán para tu proyecto.

8. Planifica estratégicamente

Cuando un proyecto musical está en sus primeras etapas es muy probable que viva "del día a día" y de lo que se vaya presentando al momento: de repente salió un show, o escribiste una canción y te dio ganas de sacarla lo antes posible, te llamaron de un momento a otro para una colaboración, y así. A medida que el proyecto va ganando tracción, se vuelve muy importante planificar cada año con la seriedad y dedicación que una empresa lo haría, comprometiéndote a X número de lanzamientos o shows, designando X cantidad de dinero para inversión o apuntando a generar cierta cantidad de ingresos. Si planificas tus metas y objetivos al comienzo del año, puedes organizar tus gastos de mejor manera e incluso ahorrar al eliminar gastos inesperados o innecesarios. Si sabes desde el comienzo que tendrás 3 lanzamientos durante el año, te da tiempo para conseguir el dinero que necesitas o buscar colaboraciones con anticipación.

Quiero terminar este post recordándoles que esto no es algo que nací sabiendo o que hice a la perfección desde el día 1 de mi proyecto. Me ha tomado mucho tiempo encontrar un sistema que me funcione y que sea sostenible y por eso lo quiero compartir con ustedes. No tengas miedo a la prueba y error y recuerda que solo tú tienes el poder para determinar y decidir qué es lo que necesita tu carrera para sobresalir.

58 views0 comments

Recent Posts

See All